Volver a vivir – Historia de amor prohibido.

historia de amor, historia de amor bonita, relato largo,soñando despierta, veronica murillo

Desde el primer beso estallaron las dudas, el miedo, los autoreproches… el deseo. Y también la certeza de que ya nada podía detener la marea de la pasión contenida. Cuando Mary volvió a la universidad para terminar sus estudios, interrumpidos … Sigue leyendo

¿Por qué me mate por él? Confesiones de una fantasma obsesiva.

  ¿Quieren saber por qué me maté por él? Sé que todo mundo se lo pregunta.  Y como ya no me lo pueden preguntar a mí: especulan, divagan, suponen esto o aquello y enredan mi nombre con términos psico clínicos … Sigue leyendo

Derecho a elegir

¿No les ha pasado que sienten que alguien los presiona para que hagan algo, porque ha sido bueno para ellos? Pero, ¿saben una cosa? No todo funciona para todos. Se diría que es algo fácil de entender, entonces ¿Por qué hay tantos que siguen criticando y vociferando cuando sus predilecciones, sean modernas o conservadoras, no son adoptadas por algunos grupos?

Yo digo: Si funciona para ti, ¡magnífico!  ¿Por qué yo no lo adopto? ¡PORQUE NO ME DA LA GANA!

Witness the biggest spectacles in Kolkata

Salto en el tiempo

Quiero agradecer a mi amiga y compañera de armas 😀 K.Marce por este precioso relato que me ha permitido publicar en mi blog. Aunque le dije que la temática era libre, se ha tomado el tiempo de escoger uno a corde con mi blog, ¡gracias, eres super linda!

Aquí se los dejo, no sin antes invitarlos a que visiten su blog K.Marce ´s Corner. Además de interesantes relatos podrán encontrar consejos sobre escritura, así que no se pierdan la oportunidad de leerla. Hasta pronto.

paisajes-para-fondo-de-pantalla-bello

SALTO EN EL TIEMPO

ESCRITO POR: K. MARCE

 

Los anuncios clasificados sirven para promocionar cualquier cosa, de eso estaba completamente seguro. Se puede vender una casa, un coche, una mascota, ofrecer un servicio, e inclusive buscar una novia.

Sobre todo para una persona como él.  Juan, era tan común como su nombre; pero también era tímido. Con casi treinta años jamás había tenido una cita. Estaba tan nervioso, esperando en ese parque en particular. Estrujaba entre las manos el periódico del día anterior. Apenas lo miró, una ligera hojeada a esa página para ver que sí lo habían publicado.

Recordó llegar a la editorial del diario de menor circulación y pedir a la sección de anuncios clasificados, uno con treinta palabras: “Joven 30, trabajador, honesto, sincero, busca señorita 25-35, buenas costumbres, para relación formal. Entablar amistad, indispensable. Gatos, leer, hogar. Residente ciudad capital. Única cita: Parque Concordia, 2pm, este jueves.”

Pensaba que debió eliminar la palabra gatos, colocar una clave para ser reconocido; lo echó a perder. Pero buscaría a donde sentarse, esa banca le permitiría ver todo el parque, que no era grande. Así podrían encontrarse fácilmente.

“Seguro que me reconocerá, al ver el periódico en la mano”; pero ese pensamiento se frustró al ver a otros caballeros, también leyendo el periódico del día. “Esta bien, seguro ella cargará con el diario, lo leerá varias veces, para estar segura”.

Buscó de nuevo el anuncio para releerlo. ¡Oh desgracia! No lo había leído bien, producto de sus nervios. El mensaje decía: “Parque Cofradía”. Suspiró, pensando en la torpeza suya y los redactores. Si lo había leído varias veces en la editorial. Miró la hora, eran pasadas las dos de la tarde. Miró a todos lados, se dio cuenta que ninguna joven entraba al parque; las pocas mujeres que lo atravesaban, caminaban a prisa, sólo para cortar el paso.

Deseó tener una máquina del tiempo, regresar a esa editorial y no publicar nada. Era definitivo que su destino, era seguir soltero. Por suerte,  no le comentó a nadie la locura que había hecho.

Metió las manos en los bolsillos, buscando las llaves de su coche. El diario en sus piernas cayó al suelo.  Al recogerlo y elevar los ojos: miró a una chica, que en medio del parque, observaba a todos lados. Que hermosa era, bastante común, pero brillaba con un resplandor distinto.

Parecía preocupada, como si buscara algo perdido. Él no pude evitar dejar de verla, embelesado. Si no fuera tan tímido seguro le hablaría. Ella caminó sin dirección, volviéndose sobre los pasos, sus miradas se encontraron. Ella sonrió, él avergonzado también lo hizo. Con cortos pasos, ella se acercó a la banca en donde él se había quedado pegado.

—¿Puedo sentarme un momento a su lado? —él torpemente,  sólo afirmó con la cabeza—. ¿Me puede prestar su diario?

—Ah… —murmuró sin atreverse a decir que no era reciente.

—Por favor… —le sonrió marcando unos hermosos hoyuelos en sus mejillas. Sin más, él se lo entregó.

Ella se lanzó a revisarlo empezando por la última página, llegando hasta los clasificados. Revolvía las páginas, suspiró con desánimo.

—¿Ah… todo bien? —apretó los labios Juan.

—Olvidé una nota, y no recuerdo si era aquí o en Cofradía.

El corazón de Juan dio un vuelco, pensó que ella estaba atendiendo a su anuncio.

—¿Pero qué decía el anuncio?

Ella volvió a abrir el diario, buscando afanosamente, cuando comenzó a reírse.

—¡Qué sí seré torpe!, miré su periódico pensando que era el de hoy. Porque fue en ese donde he leído, que han encontrado a mi gato. Pero olvidé donde lo entregarían y el número celular, en la carrera lo he dejado.

—Espere aquí un momento —se levantó Juan del asiento—. Le ruego no se vaya, ya regreso.

Salió a veloz carrera hasta una tienda cercana, ha pedido el diario del día y batiéndolo al aire, le hizo señales a la chica.

—¡Que gentileza la suya! Lo ha comprado. Llamaré de inmediato. Les ha gustado tanto mi gato, que parece que no quieren devolverlo —Él aguardó a que ella terminara su llamada—. Está en Cofradía, él está impaciente, tengo únicamente quince minutos para llegar…

—Permítame llevarla, soy amante de los gatos. No me perdonaría que perdiera el suyo.

Aceptó por la urgencia, además que él le era agradable. En menos de ocho minutos habían llegado.

Una multitud enorme de personas se divisaba a lo lejos.

—Miré usted qué cosas, Juan. ¡Cuántas mujeres en el parque…!

Él sonrió, tomándola del brazo.

—Yo veo, Elena, sólo a un anciano con un gato amarillo.

FIN.

 

cadro de texto1

Tipos de Amor.

Tipos de Amor. Aunque de alguna manera pensamos que experimentamos distintos tipos de amor, todos ellos provienen del amor universal. Volviendo a nuestro tema sobre cómo aprender a amar de manera práctica. Hablemos de los tipos de amor. En primer … Sigue leyendo