Sin categoría

Doppel

man-894182_960_720

 

Dicen que todos tenemos un doble en alguna parte. Sin embargo, tú no sabes qué tan cerca está. Miras el espejo con sospecha y reprimes un temblor. No, no hay nadie ahí, solo tú… solo tú.
Dicen que hay espíritus malignos que duplican a las personas y roban sus almas para tomar su lugar; pero claro, tú no crees en esas cosas. Tú eres una persona seria, con los pies en la tierra, ya sabes: tienes un empleo normal, pagas impuestos como una persona normal, tienes una relación amorosa como todo hombre joven, sano y… ¡Sí! Ja, ja, ja, muy normal. Puedes seguir así, viviendo tu maravillosa vida al lado de tu linda esposa, fingiendo que esas sombras y sobresaltos son sólo tu imaginación.
Por las mañanas repites el mismo viejo ritual, los mismos hábitos y te regodeas del gran éxito que has alcanzado, de todos los obstáculos que has superado. Sabes que eres capaz de restregarles tus logros en la cara a todos los que creyeron que no servías para nada, a todos los que te pisotearon, a esas personas que, en su momento, se rieron de ti. Esas personas que no sabes si son ellos o “los otros”; sí, esos otros que sabes que están aquí, que todos saben que están en “alguna parte”. Y esas personas lo saben, y tú lo sabes, pero todos fingen no saber y así la vida puede ser más fácil. Tranquilo, no hay nadie ahí… sólo tú.
Sigue mirando el espejo, no te pases las manos por la cabeza tratando de entender o de descubrir quién te mira desde detrás de tus propios ojos, quién conoce tus más íntimos secretos, ni de explicar esa familiar sensación… No, no hay nadie ahí.
Ya lo sabes, ¿cierto? Lo imaginas, deja de mirar detrás de ti, es en vano, porque yo estoy siempre aquí dentro.
—¡Greg, es tarde! ¿Cuánto tiempo más tardarás? Y dicen que las mujeres nos demoramos frente al espejo.
—Sí. Perdón amor, ya vamos.
—¿Qué dijiste?
—Digo… ya voy.
Sí, ve. Te estaré esperando aquí, pacientemente, hasta que llegue mi momento. Mientras tanto, vive esa maravillosa vida tuya. Hasta el día en que esa maravillosa vida, sea mía.
Dicen que todos tenemos un doble en alguna parte… ¿En alguna parte?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s