Sin categoría

Carta al hijo que no me conocerá

Querido Hijo:

Hace unas horas supe que existías, aun tan pequeño que no te notas dentro de tu madre. Y fue como si se abriera una ventana en el cielo. Nunca pensé que se pudiera amar a alguien que un día antes ni sabía que existía, alguien que todavía no tiene un nombre, a quien ni siquiera he visto. Pero ahora sé qué tan grande amor se puede sentir en tan poco tiempo.

Sé que tu mamá está sufriendo, pero te encomiendo que le des las fuerzas para seguir adelante, tu, pequeñín, serás su motivación y en tus ojos verá reflejado todo el amor que ya no podre darle allá en la tierra.

Desde aquí arriba te seguiré y te enviare mis mejores deseos, te acompañare en tus primeros pasos y tus primeras letras y; cuando pasado el tiempo, la gente me haya olvidado mi recuerdo vivirá en tu pecho para siempre.

Cuida de tu madre, apóyala y cumple todos tus sueños porque para eso tenemos nuestro tiempo prestado, sé feliz porque solo eso importa y nunca olvides que aunque fuera solo por unas horas tu padre te amo infinitamente.

 

Con todo el amor del universo,

Tu padre.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s