Sin categoría

Escribir o no escribir.

p

 

“Es un cliché. Hay ciento de libros, películas, cuentos y canciones acerca de eso. Es un error. No sirve. Olvídalo”.

Escribir o no escribir, he ahí el dilema.

Cuando tenía ocho años empecé a fantasear con una hermosa historia de amor entre un caballero de resplandeciente armadura y la bella princesa. “Las princesas no se casan con los caballeros, me dijo mi papá, se casan con príncipes”

“¿Ah, sí?”.

Fue mi simple respuesta.

“Esas historias ya aburren”.

Dijeron mis amigas.

Si, a todo esto, mi historia seguía avanzando y avanzando cada noche mientras jugaba a interpretar a mis personajes, agregando nuevos problemas al amor de mis protagonistas e inventando nuevas insulsas escenas de amor. Bueno, por aquel entonces no sabía nada de escenas de amor así que concluían siempre con un beso porque no tenía la menor idea de lo que seguía.

Me inspiraba en la serie de “Robin Hood” y “Xena, la princesa guerrera” Ah, como suspiraba poniendo a mis protagonistas en aquellos escenarios y llevándolos más allá de lo visto en pantalla, empujando la trama y complicándola. Unos años después comencé a plantearme matar a algunos personajes. Eso lo saqué de la frase: “Soy el personaje que muere para demostrar que el peligro es serio”.

Resultó algo más o menos así.

“El caballero se enamora de la princesa. Las cosas parecen no ir tan mal hasta que el reino vecino reclama a la princesa en matrimonio y para protegerla el caballero se la lleva a una aldea lejana donde se esconden por un tiempo cayendo en la ilusión de que es posible vivir juntos y hacer una familia lejos de los problemas del reino. Pero la maldad los alcanza y se ven obligados a volver para confrontar la decisión que debe tomar la joven princesa: Casarse o entrar en guerra. ¿Qué elegirá? ¿La apoyará el caballero para seguirla protegiendo sin importar las consecuencias? Volver a huir no es una opción”.

¿Valdría la pena apostar por una historia así?

“Es muy difícil contar una historia que no haya sido contada, lo importante son los puntos en los que tus personajes son sólo tuyos y la historia se vuelve sólo tuya. Sólo tú puedes darles vida porque ellos serán creados a partir de tu esencia y eso es algo que nadie puede repetir. Hazlo, hazlo a tu manera, en tu lenguaje, con tus sentimientos y no importará que sea una historia que otros pudieron contar, si le pones el alma, será sólo tuya”.

Así nació “Más Allá del Honor”.

De todas las historias que nacieron de mi mente infantil y que me han acompañado como amigos imaginarios eternos, esa es la que más amo, me emociona, me ilusiona. Sufro con ellos, lloro de alegría cuando las cosas salen bien y reniego de la suerte que los manda a un torbellino de acontecimientos inesperados. (Si, ya sé, esa “suerte” soy yo).

 

Al final, escribí la historia. ¡Y es sólo mía!

Anuncios

2 comentarios en “Escribir o no escribir.”

  1. Qué bonito Vero… Dicen que hay siete (otro dicen cinco) escenarios para contar una historia. No hay más que eso, sin importar el género. Pero así como cada individuo es un ser único, lo es también cada una de sus experiencias. Si a esto, le sumamos que puede expresarlo con sus propias palabras, emociones, temores y esperanzas; cada historia se contaría diferente; aún tratándose de la misma.
    La reflexión es…mi sueño es mío, porque tengo el derecho a soñar.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s