Cuentos, Sin categoría

Un Cuento.

14016523382168_f

 

Me recostaba en tu regazo y te decía en tono infantil: “Cuéntame un cuento”.

Así te conocí, ¿te acuerdas?

Tus palabras pintaban en el aire aquellos mundos con miles de colores y entonces yo era una mariposa persiguiendo la luz.

Sobre todo recuerdo aquella triste historia sobre la bruja y el mago que renuncian a su amor. ¿Por qué no empezaste con un cuento de princesas y caballeros de brillante armadura? ¡Ja! Que risa, si ese nunca fue tu estilo.

Cada noche tus palabras, mi cabezo en tu pecho, me confesaban los más hondos anhelos de tu corazón disfrazando tu alma con un cuento y me la entregabas en cada palabra.

Yo me rendí desde la primera historia, ¿sabes? Me sumergí contigo en tus mundos de fantasías, entonces éramos sólo dos soñadores que volaban con el viento en pos de una quimera llamada: “Felicidad”.

Fue así…

Nos convertimos en los verdaderos protagonistas de nuestra absurda historia de amor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s