Cuentos, Sin categoría

El Lápiz Mágico – Noemi

BokuraGaIta_2

 

La primera vez que te vi, estábamos en el patio esperando a que sonara el timbre, para entrar en el aula. El sol mañanero estallaba en las baldosas relimpias del primer día de clase. Tu rostro a contraluz. Estabas sola, la cabeza inclinada, como ausente.
Las chicas te miraban de soslayo, antipáticas, desconfiadas ante la “nueva” un poco rara.No vestías al uso ni te pintabas. Murmuraban entre ellas con risitas desafinadas. Los chicos te ignoraban, para ellos eras demasiado extraña.
Quizás ésa fuera la causa por la que yo, en cambio, no podía dejar de mirarte. Aunque tampoco me atrevía a reducir la distancia que nos separaba, ni a dirigirte la palabra. Un simple saludo, lo de todos los días, no exigía nada. Pero te rodeaba el silencio misterioso de lo insólito. Lo reconozco, fui cobarde.
El lápiz se limitó a trazar un esbozo de líneas sombreadas sobre el desierto de la hoja en blanco.
En la clase te sentaste cerca de mí. Podía ver claramente tu perfil y tres cuartos de tu rostro cuando te volvías. Rehusabas las miradas directas, yo también. Sin tener clara conciencia de ello, buscaba tus ojos y a la vez los rehuía.
El lápiz continuó trabajando los contrastes de luz y sombra, insinuando siluetas.
No hablabas nuestro idioma, ni ningún otro que conociéramos. Una profesora te acompañaba para traducir en las clases, muchas cosas ya las sabías porque las habías cursado en tu país, otras te las repetía en clases especiales.También aprendías nuestro idioma y su alfabeto. Debía ser muy difícil. ¿Era por eso que te veías siempre tan callada y triste?
El lápiz trazó al fin un contorno, un óvalo perfecto, con la forma de tu rostro: la barbilla apuntada y el borde del pañuelo rodeando tu frente. Dentro quedaba apenas el sombreado, fuera el fondo se llenaba de perfiles amorfos.
Casi te mueres de bochorno cuando la profesora te llevó al frente. Entonces supimos que te llamabas Noor y que venías de muy lejos, de aquellos lugares de los que se hablaba en los noticieros. Pero que no nos incumbían demasiado. Pensábamos. Lo nuestro era lo galáctico y cibernético. El deporte, el rock o algo de eso.
El lápiz modeló unos ojos inmensos, oscuros, realzados por un cerco de tupidas pestañas y unas cejas como delicados arcos romanos. Al fondo había ruinas, casas desmoronadas y ardiendo. El lápiz dibujaba lo que los ojos aterrados veían: mujeres agachadas tratando de cubrir con sus cuerpos a niños gimientes, hombres corriendo que sangraban, humo, escombros, derrumbes.Más cuerpos, muertos o heridos y zapatos, muchos zapatos abandonados.
Los días pasaron, fuiste aprendiendo palabras, frases, gestos. Las chicas te hablaban, los chicos se te acercaron. Pero tu timidez persistía y, lo quisieras o no, tu soledad continuaba.
El lápiz contorneó una nariz aguileña y fina. Se percibía el recio olor a explosivos, chamusquina y piedra desmenuzada. Y una boca de labios carnosos que rogaba una plegaria muda, mientras en el fondo tratabas de desenterrar a los tuyos de entre los restos de una casa.
Pasaron los meses y se acabó el año. Por fin un día en la sombra del patio me aproximé a tu misterio. Te entregué la hoja con el retrato que el lápiz había dibujado. Después de mirarlo durante un rato, alzaste los ojos y vi que no eran negros sino de un dulce castaño, con la pupila nadando en un círculo verde como las hojas de ese verano.
Se acabaron las clases. Durante las vacaciones me descubrí con frecuencia pensando en ti sin saber exactamente qué pensaba. ¿Me habías sonreído? ¿Qué habías dicho cuando te llevaste el retrato? ¿Cómo eran exactamente tus ojos pardos?
Cuando volví al colegio no estabas. Traté de dibujar tu retrato para no olvidarte.
Pero el lápiz había perdido su magia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s